Larios, la vieja ginebra.

Larios, la vieja ginebra.

La ginebra Larios tiene su origen en 1916 cuando el tercer Marqués de Larios, Jose Aurelio Larios compra la compañía Jiménez & Lamothe y la convierte en Larios & Cía. En 1933 desaparece Larios & Cía, surge Larios S.A. y es cuando se incorpora a sus bodegas la producción de la Ginebra Larios.

La ginebra Larios vive su momento de máximo esplendor cuando se convierte en los años 80 en la ginebra más vendida en Europa y la tercera en el mundo. Desde entonces, diferentes cambios de manos marcan su evolución, pasando a ser propiedad de Pernod Ricard, a pertenecer a Beam Global Spirits & Wine y por último a la compañía asiática de bebidas alcohólicas Suntori.

La ginebra Larios no juega en la misma liga que las ginebras aromáticas, es una ginebra que sabe a alcohol, no tiene más sabor que el propio de un licor de enebro. Por lo tanto, al no tener más sabor que el propio, solo hace falta una tónica y quizá una rodaja de limón para disfrutarla; aunque son muchos los que prefieren combinarla con cocacola.

Se trata de una ginebra barata, no la encontraras en tiendas de delicatessen, que sirve para aquel que simplemente desee beber sin preocuparse por lo que está bebiendo y sin pensar en las consecuencias, ya que las mañanas que continúan al consumo de este licor suelen ser angustiosas.

Larios era la ginebra de una generación, era una ginebra española y era una ginebra que significaba algo. Hoy en día Larios ya no es nada, muchos la piden por nostalgia o por costumbre, una ginebra que ha perdido el alma del sur y la esencia de sus inicios.

Share

Recommended Posts

Comments

  1. […] “entresvuelcos.com” nos gusta esta cerveza porque si el otro dia hablabamos de la ginebra Larios, como un ejemplo de marca sin alma; la cerveza Alhambra nos devuelve algo nuestro, un producto […]

Deja un comentario