Top One: agradable e informal

Top One: agradable e informal

Hay pocos planes mejores en esta vida que asistir a los partidos del Real Madrid en el Santiago Bernabéu, y como en esta casa somos grandes defensores de las tradiciones y el buen comer, apreciamos y disfrutamos de esos inmensos bocadillos que los futboleros gustan de tomar en el entretiempo, y cuya elaboración y degustación a menudo se convierte en un auténtico ritual: darle vueltas la noche anterior a los ingredientes que llevará, preparar con mimo esa tortilla francesa que deleitará a los correligionarios o ese lomo adobado que impregnará de olor a rico cochino las gradas del estadio, apretarlo todo fuerte y bien embutido dentro del papel de plata y finalmente sacarlo orgulloso, presumir de él y compartirlo con los hinchas que lo rodean. Son estas las cosas que hacen grande al fútbol y que siempre defenderemos aquí. No obstante, para esas ocasiones en que la novia se viene al campo o que realmente hay algo importante que celebrar, abogo por dejar de lado la castiza costumbre de poner al fútbol como excusa para empujarse un obús de pan y chorizo parrillero aunque sean las 5 de la tarde, en pos de una más refinada experiencia que nos permita templar ánimos tras el partido y reposar un poco la voz. Esta opción es particularmente tentadora en un estadio como el de la orilla del Paseo de la Castellana, que está rodeado de restaurantes atractivos. De entre todos ellos, mi opción preferida es un recién llegado: Top One.

restaurante_top_ten_cacique_madridEl grupo El Cacique ha vuelto a demostrar su buen hacer con la apertura de Top One; uno de los locales informales y desenfadados más agradables del norte de la capital. Nos gusta porque tiene un poco de todo; tanto en la carta, como en el ambiente, y sus precios comprensivos hacen de él un sitio a tener en cuenta para casi cualquier ocasión. Nos gusta porque tiene una carta variada que contenta a todos los paladares, y también por tener espacios que resuelven cualquier necesidad: rincones discretos y tranquilos, una sala más iluminada y bulliciosa y una preciosa terraza acristalada para todo el año que enfría los ánimos y relaja al madridista irredento que -como yo- sale de los partidos echando humo -sobre todo esta temporada-. También nos gusta mucho que El Cacique proponga esta alternativa más barata a su magnífico restaurante, que sin embargo mantiene el exquisito servicio de éste y un detalle que particularmente me encanta: los que me conocen saben que pocos manjares encuentro tan suculentos como unas buenas patatas fritas; lo cual es duro en estos tiempos de moderneo en los que antes te dan a chupar una judía verde que ponerte un bol de patatas como siempre se ha hecho. Pero en El Cacique se sigue haciendo para deleite de los fieles, así que en Top One también, lo cual agradezco tanto o más que el resto de comensales que rara vez dejan algo en esos cuencos de felicidad dorada.

top-one-del-cacique

No querría tampoco confundir al lector: personalmente Top One es un lugar al que acudo con asiduidad tras ver jugar a mi Madrid, pero es un rinconcito de la ciudad que apetece siempre y en cualquier circunstancia: tiene una sala privada espaciosa para eventos o reuniones de negocios, está en un lugar imperdible en frente del NH Collection Eurobuilding y en una calle amplia de fácil aparcamiento. Además sus impulsores, como ya hicieran con La Barra del Cacique, han entendido perfectamente cual debe ser el espíritu del establecmiento moderno y han interpretado bien las necesidades de una sociedad cada vez más flexible en horarios y hábitos: sirven desayunos, sirven comidas, sirven meriendas, sirven cenas y después de estas sirven copas en formato afterwork. Poder ir a Top One cuando me apetece, sin tener que pensar en los horarios, es uno de esos pequeños lujos que empiezan a hacerse imprescindibles gracias a sitios como éste, que tiene la cocina lista y en funcionamiento 17 horas al día: de 8 de la mañana a 1 de la mañana, todos los días de la semana.

top-one-del-cacique-2Top One está en Padre Damián 38, a escasos 100 metros del Estadio Santiago Bernabéu. Personalmente, para dos personas me gusta compartir un  chorizo criollo antes del solomillo de añojo y el ceviche de pulpo. Eso, dos bebidas y un dulce de leche, serán unos 45 €. De todas formas, échele usted un ojo a su carta y menús.Si planea acudir a cenar en fin de semana, le recomiendo que reserve. 

 

 

 

 

Share

Deja un comentario