Las Ventas debe ser el último paso del novillero, no el primero

Las Ventas debe ser el último paso del novillero, no el primero

La Fiesta ha sufrido a lo largo de los últimos lustros una disminución del número de festejos, en paralelo a la caída en interés de la tauromaquia para el grueso de la sociedad. Las causas de esto son múltiples y diversas: el vacíamiento del mundo rural, el monopolio mediático del fútbol, la reducción de la ayuda institucional y -con mucha fuerza- la crisis económica que asola España desde el verano de 2007 son probablemente los motivos de más peso. No obstante, como la ciudad de Madrid no pierde población sino que absorbe gran parte de la que abandona regiones más desfavorecidas, y además nota menos el impacto de la brutal crisis económica, el número de festejos que se celebran en su coso más célebre se mantiene cómodamente por encima de las 60 tardes anuales. La consecuencia más evidente de este fenómeno es que hemos transitado durante años el camino hacia el desequilibrio actual, en el que la Plaza de Toros de Las Ventas tiene una importancia desproporcionada en el panorama taurino, por el abultadísimo número de corridas, novilladas, certámenes y concursos que organiza.

Por este motivo se ha invertido una norma no escrita que era asaz beneficiosa para el mundo del toro en general: con anterioridad a esta circunstancia, los novilleros avanzaban por un camino hacia la gloria que empezaba en las plazas portátiles y de tercera categoría y culminaba en las grandes plazas de primera, con Las Ventas como colofón. De esta manera, los aspirantes a matador de toros se bregaban en plazas poco exigentes con reses de menor volumen antes de dar el salto al toreo de élite, y aún entonces no toreaban en Madrid hasta haber consolidado su posición como matadores de toros en múltiples faenas de mérito. Las razones para que éste fuese el desarrollo profesional de la carrera de un novillero correspondía a consideraciones de índole puramente taurina, dado lo cual el espada que llegaba a Madrid tenía ya acreditada una sapiencia y unos méritos que le blindaban de una desafortunada actuación, y le permitían asaltar el cielo con confianza y experiencia.

9815Minuto de silencio por Alcorta IMG_9815

Triste pero habitual estampa del paseíllo de los novilleros ante gradas desangeladas. Lidiaron Jesús Fernández, Juan Ortega y Tomás Campos reses de José Luís Pereda y La Dehesilla con un cuarto largo de plaza. Domingo 30 de marzo de 2014, Plaza de Toros de Las Ventas, Madrid

¿Hay solución? Hayla. ¿Cual es? Sencillamente hay que poner en valor las novilladas: no puedo permanecer ajeno al hecho de que el número de novilladas por lo que reproduzco un extracto de este artículo de ABC de mayo de 2014:Por contra, en el panorama taurino actual en el que se ha reducido el número de carteles y ha aumentado la presencia de figuras en los mismos, Las Ventas es cada vez un escaparate más atractivo para el joven que da sus primeros pasos en las faenas con caballos, puesto que a menudo esta es la única plaza en la que se le da la posibilidad de demostrar su arte: sirva como ejemplo esta noticia que ilustra hasta qué punto es real esta situación. El problema de enfrentarte al severo escrutinio de la afición más exigente del mundo sin el aplomo de los diestros más ‘hechos’ es que difícilmente podrá el novillero salir de esa con éxito; e incluso si hubiere tal éxito no garantizaría un salto cualitativo en la carrera del susodicho puesto que la repercusión de estas novilladas organizadas fuera de Feria -más para el jolgorio de la turistada asiática que para contentar al hastiado y sabio aficionado- son limitadas. En cambio, los santos pacientes que acudimos también durante el ciclo estival venteño a menudo observamos como chicos jóvenes sin apenas preparación se ven desbordados por un novillo complicado de lidiar y -sobre todo- de matar, lo cual transmite una imagen pésima del novato y que no tiene por qué hacerles justicia: un novillero joven puede perfectamente tener todos los mimbres necesarios para evolucionar hasta convertirse en una figura del toreo, y sin embargo verse incapaz en sus más tempranos días de hacerle una faena importante al novillo de Madrid.

En términos interanuales el descenso del 6,9% en el total de festejos taurinos, inferior al del periodo 2011-2012 que fue del 12,8%, afectó a casi todas las tipologías, siendo las de mayor magnitud las relativas a toreo cómico (el 58,3%), festejos mixtos (el 29,4%), becerradas (el 13,1%), y corridas de toros, (el 9,9%). Frente a esta tendencia debe destacarse positivamente, por cuanto repercute en el desarrollo de la cantera de nuevos profesionales, el incremento en un 6,9% de las novilladas sin picadores (frente al descenso interanual que tuvo lugar en el periodo 2011-2012) y que el numero de novilladas con picadores se mantuvo prácticamente estable respecto del año 2012 (con un ligero descenso del 0,9 %) frente al fuerte descenso interanual del 23,7% que tuvo lugar en el periodo 2011-2012.

No obstante, a pesar de que el número de novilladas con y sin los del castoreño ha crecido -contribuyendo así a paliar el derrumbe en el número de festejos- este aumento no se debe a una mayor concienciación del mundo del toro sobre la importancia de las novilladas, sino como la alternativa económica que muchos ayuntamientos se han visto a adoptar en tiempos de vacas flacas. Los defensores de la Fiesta debemos acometer una profunda reflexión sobre la manera en la que promocionamos estos festejos, que siguen sin llamar la atención del gran público: hay que inocular en la afición la conciencia de que las novilladas son importantísimas para permitir crecer a los maestros del mañana, y hay que darle un respiro a Las Ventas para que deje de ser la máquina de triturar esperanzas y sueños en la que se ha convertido por culpa de un proceso plagado de lagunas.

 foto1

Los novilleros sin picadores que alcanzaron la final del certamen Camino Hacia Las Ventas, que se celebra tradicionalmente la mañana del domingo de la Feria de Otoño. Este festejo está fuera del abono otoñal venteño. Octubre de 2012, Plaza de Toros de Las Ventas, Madrid

Share

Deja un comentario