Zidane ha caído en la trampa

Zidane ha caído en la trampa

Lo de Zidane va a acabar mal. Escribí hace no mucho sobre el error garrafal de poner a los mandos de esta enorme nave a quien acaba de aprender a llevar una zodiac, y me reafirmo en lo dicho ahora que su nombramiento es oficial: Zinedine Zidane no ha hecho absolutamente ningún mérito que permita intuir que es merecedor de tamaña responsabilidad. Más aún: esa dichosa lógica de que como fue un buen futbolista, también será un buen entrenador me parece todo un monumento a la más feroz ignorancia balompédica.

No obstante, me dispongo a comentar otro asunto de capital importancia, puesto que lo anterior ya lo dije en el mencionado artículo. Quiero hacer constar que el periplo de Zidane va a acabar mal porque con Florentino solo puede acabar mal. Por un lado, es mera estadística que así será, puesto que más de una docena de técnicos más tarde, no sabrán decirme uno solo del que el madridismo guarde buen recuerdo; quizás Ancelotti sí, pero nada comparado al cariño que Mestalla le demostró al propio Benítez este domingo, por citar un ejemplo. Por otro lado, y en evidente relación con el punto anterior, Florentino hace imposible que un técnico triunfe, motivo por el cual ninguno goza del cariño del madridismo al término de su estancia. ¿Qué pasará el día que Zidane quiera sentar al caro Danilo para poner al barato Carvajal? ¿Se atreverá Zinedine a decirle al ‘jeque tranquilo’ que la BBC funciona mejor cuando uno de los tres lo ve desde el banco?

1369672204_201837_1369672359_noticia_grandeHay dos opciones: se atreve. Puta calle. No se atreve, el equipo sigue perdiendo, puta calle. Es simple: manda Florentino. Y como Florentino no tiene ni idea de fútbol, las cosas no marchan. Como no marchan, el entrenador-fusible se quema para salvar del fuego al Presidente. Es obvio que Carvajal es mejor que Danilo, que o Bale o Benzema deben irse al banquillo y que Isco debe ser titular. Pero Carvajal e Isco costaron la mitad de la mitad que algunos de sus competidores, y lo de la BBC evidentemente ni se sueña tocarlo. Lo sabe Zidane, lo sabía Benítez, lo sabía Carletto… Por lo menos el italiano tuvo la suerte de encontrarse un Barça peor que éste, un camino más que tranquilo en Champions y un milagroso gol de córner en el minuto 93′. Ahora bien, la pregunta con enjundia es la siguiente:

¿Por qué ha aceptado Zidane el cargo?

No lo entiendo; asumo que por torpe. Al contrario que los futbolistas de la era Di Stéfano, que no ganaban lo suficiente para jubilarse al colgar las botas, el franco-argelino sí que ha ganado dinero a mansalva: Zidane entrena porque en su casa se aburre, no por una motivación económica. De hecho, está demostrado que el dinero no movía con particular fuerza a Zizou puesto que puso punto y final a su carrera en aquella dramática final del Mundial 2006, estando aún en buena forma y pudiendo hacer caja en los Emiratos, EEUU o China varios años más. Pero además de dinero y ganas de ocio, Zidane tiene el cariño de los madridistas, y una extraordinaria reputación en el mundo del fútbol. Está a punto de perder ambas cosas, puesto que el castañazo que se avecina es imparable: Zizou ya es el entrenador del Madrid por lo que ya es un rehén de Florentino: éste le usará como títere hasta que considere que su crédito se ha agotado y luego le tirará y traerá a otro, como viene haciendo desde hace década y media. Es difícil comprender como un futbolista de la talla de Zidane, que ve el club desde dentro, puede no haberse dado cuenta del negro futuro que le espera: incluso si por algún milagroso motivo Florentino decidiese dejarle hacer, es probable que éste no supiese hacer, puesto que -insisto- tiene una breve experiencia en 2ª B que se salda con un balance mediocre.

En todos los casos, Zizou tiene poco que ganar y mucho que perder: puede dilapidar el cariño y la condición de ídolo de un estadio en el que ha visto caer a Mijatovic, que pasó de héroe de la Séptima a secuaz de Calderón. También puede echar por tierra su incipiente carrera como entrenador, que debería estar consolidando a base de curtirse en campos de batalla más propicios para su nivel: equipo de Segunda, equipo de abajo en Primera, jugar Europa League y, finalmente, los grandes equipos europeos. En vez de esto, Zidane ha optado por encerrarse en Las Ventas con seis de Miura el día que tomaba la alternativa, por lo que sus opciones de abrir la Puerta Grande son escasas; más si cabe teniendo un Presidente que no le dejará acometer las necesarias reformas, y al que puede pedirle un defensa central alemán y recibir un delantero danés que era necesario para fomentar la venta de camisetas en Escandinavia, y al que a ver como le da hueco en el once.

Por si esto fuese poco, recordemos que Zidane coge un equipo derrotado en Navidades que en junio sumará su segunda temporada en blanco mientras a Gerard Piqué le salen agujetas en los codos de tanto levantar trofeos

Que no espere un Bernabéu paciente.

Zidane la ha cagado hasta el fondo.

52678-887-417

Share

Comments

  1. Guildenstern : enero 5, 2016 at 10:12 pm

    Totalmente de acuerdo, punto por punto y coma por coma. La única esperanza es la ilógica. El fútbol es un juego que a menudo va contra la lógica. Tal vez se produzca el milagro y Zidane consiga que el equipo remonte. Pero a medio plazo habrá que jubilar y/o disciplinar a las figuras del momento y el presidente no lo respaldará. Florentino es educadísimo y tiene un aspecto muy señorial, pero no es un presidente para el Real Madrid.

Deja un comentario