Una desidia insoportable e intolerable (Villarreal vs. Real Madrid)

Una desidia insoportable e intolerable (Villarreal vs. Real Madrid)

El espectáculo de esta tarde en Villarreal ha sido lamentable, realmente lamentable. No alcanzo a entender qué se le puede haber pasado por la cabeza a los titulares del Real Madrid para salir al campo con semejante actitud absolutamente impropia de profesionales, no digamos ya de la más reducida élite de este deporte. Han saltado al terreno de juego desgarbados, sin iniciativa y sin un ápice de competitividad.

Francamente, no lo entiendo: a pesar de ser socio abonado del Real Madrid, ya no pretendo ni siquiera que respeten la camiseta porque hace años que perdí la esperanza y la ilusión por el fútbol moderno, pero ya que no la respetan, por lo menos podían sudarla por vergüenza torera y por el saco de millones que se llevan al bolsillo. Incluso si estas consideraciones de índole ética no les conmueven, y visto que las de índole sentimental tampoco, se les seguiría pudiendo exigir que salgan al campo en días como hoy mordiendo apelando a su propio interés económico y profesional: si juegan bien y ganan títulos conseguirán contratos mejores aquí o en clubes foráneos. Pero ni por esas.

La paliza que nos infligió el eterno enemigo en el Bernabéu 0-4 debería haber tocado al menos un poco el orgullo de estos sinvergüenzas, y después de la herida abierta tras la patética eliminación copera en Cádiz, a la que Gerard Piqué ha echado toneladas de sal con sus cínicas risitas digitales primero, y su mezquina burla de Álvaro Arbeloa -el auténtico capitán- hasta el más desesperanzado de los madridistas esperaba que hoy el equipo saliese mordiente como en los tiempos de Juanito, dispuestos a recortarle dos puntos al FC Barcelona. «Estaban a 4, han empatado, si ganamos en El Madrigal nos quedamos a 2. Joder, a 2 significa que dependemos de nosotros mismos: si ganamos en el Camp Nou la Liga es nuestra», eran las cábalas que los madridistas repetíamos entre nosotros en los prolegómenos del partido, en un acto de reciprocidad fraternal en la reafirmación de nuestra fe en el plantel. Pero creo que a casi todos nos rondaba tímidamente por algún recóndito lugar del cerebelo la sospecha de que hoy la cosa no iba a ser fácil: «el Villarreal está muy fuerte -va sexto- y juega en casa… Y estos cabrones… Vaya temporadita están haciendo…», es lo que mi cabeza decía y mi corazón no quería oír.

imagenFíjate que al final la cosa no ha estado difícil, ha sido todo muy sencillo: el Villarreal nos ha pasado por encima desde el minuto 1, poco después del cual estrellaron el balón en la madera, a lo que siguió a los pocos minutos el gol y la modorra. El sopor. La incredulidad, la rabia. La desesperación de ver a tu equipo faltarte al respeto a ti y faltarse al respeto a ellos mismos; porque no es justo exigir que lo ganen todo, pero es justo y necesario exigir que lo peleen todo. Si se pierde, se ha perdido, pero del campo hay que salir empapado en sudor y lleno de barro; estos waltrapas no se han ensuciado un pelo porque, conscientes de que el Barcelona había pinchado con el Depor en casa no han sido capaces ni de mantener prietas las filas, mostrarse contundentes atrás y buscar el gol con creatividad y confianza. No han sido capaces de perforar una sola vez la portería del Villarreal en hora y media, cuando contra el Malmö hace 5 días metieron el balón en la red 8 veces -es decir, cada 11 minutos durante un partido entero-. La mediocre indolencia exhibida por el Madrid hoy podría incluso ser excusable si pudiesen culpar a un calendario sobrecargado, pero teniendo en cuenta que no estamos aún en el ecuador de la temporada, que el último partido fue hace casi una semana, en casa, contra el débil conjunto sueco, y que la anterior salida entre semana fue el trágico pero plácido encuentro contra un 2ª B en Cádiz, realmente solo quedan ganas de proferir adjetivos irreproducibles contra la manga de patanes que han vestido la camiseta del Real Madrid esta tarde-noche en Villarreal.

A todo lo dicho se suma el hecho de que esta plantilla de niñatos consentidos lleva filtrando mierda contra su entrenador, Rafa Benítez, prácticamente desde que se conoció la destitución de Carlo Ancelotti y la incorporación del orondo técnico madrileño -y madridista-. No pretendo excusar al ‘míster’, al que quise dar una oportunidad cuando supe de su fichaje que, en mi opinión, no está aprovechando; pero es innegable que Benítez queda en un buen lugar al lado de unos miserables que insinúan insidiosamente que éste «no tiene el nivel necesario para dirigir al Madrid» cuando son ellos los que, partido tras partido, están demostrando tener una concepción de lo que significa el compromiso sideralmente alejada de lo que demanda el fútbol de élite. Creo que la crítica puede ser útil, y en todo caso debe ser permitida, pero también creo que la crítica es un derecho que hay que ganarse, por lo que solo aquellos futbolistas que domingo tras domingo demuestren una disciplina férrea y un compromiso sólido con los colores que defienden tienen suficiente altura moral y suficiente legitimidad para criticar a su entrenador. En la actual plantilla del Madrid, quizás unos pocos podrían gozar de ese privilegio, pero lo más triste de todos es que esos son precisamente los que menos se quejan, más defienden al club en el campo y en los medios y más contundentemente cierran filas en torno a la figura de su superior.

Mención aparte merece la mediocre temporada de Cristiano Ronaldo, que no está en peor estado físico y mental que sus compañeros, pero al que le exigimos más porque cobra más y porque pretende ser considerado uno de los mejores futbolistas de la historia. En lo que va de temporada Cristiano Ronaldo ha visto puerta en 21 ocasiones, lo que a primera vista constituye una estadística formidable. No obstante, cuando este dato se somete a un escrutinio más minucioso, revela que los goles de Ronaldo se reparten de la siguiente manera:

-6 al Malmö -en dos partidos-.

-5 al Espanyol de Barcelona. 

-5 al Shakhtar (Ucrania) -en dos partidos-.

-1 gol a Levante, Celta, Las Palmas, Eibar y Getafe. 

Cristiano-Ronaldo-TristeEsto indica que Ronaldo no le ha marcado ni al Athletic de Bilbao ni al Atlético de Madrid, ni al PSG -en dos partidos- ni a Sevilla, Barcelona y Villarreal. La conclusión es clara: cuando el Real Madrid ha estado en apuros, ante grandes rivales que se han adelantado en el marcador, o que simplemente exigían lo mejor de nuestros futbolistas, sus compañeros y la hinchada hemos creído en nuestro mejor jugador, que no ha respondido ni una sola vez a dichas expectativas, que en virtud de sus elevadísimos honorarios, son más que legítimas. El hecho de que Ronaldo huela la carroña que son los rivales débiles cuando nos adelantamos en el marcador al inicio del partido, y al contrario que el 99.9% de los futbolistas, decida pisar el acelerador en vez de frenar, para valerse de equipos arrinconados para engordar su abultada lista de goles, puede impresionar a los niños pequeños que van por primera vez al fútbol y se llevan a casa el imborrable recuerdo de haberle visto marcar un hat-trick -o más goles-. Sin embargo, para los que tenemos el culo pelao de calentar las butacas del fondo norte del Santiago Bernabéu -como un servidor- este esfuerzo colosal por infligir grandiosas derrotas a los equipos humildes se ha convertido en un espectáculo patético: nos da más pena este Ronaldo que se vanagloria de marcarle 4 goles al Malmö que el portero sueco que tiene que recoger todas esas veces el balón del fondo del arco.

Los grandes jugadores aparecen en los grandes partidos. Ronaldo no está apareciendo en dichos partidos, y ni siquiera se puede considerar rivales tan temibles a Sevilla, Ath. Bilbao y Villarreal. De la misma manera, los grandes equipos pasan a la historia en los grandes partidos. Es una pena que este Madrid ‘aflorentinado’ no sea un gran equipo, porque sí tiene un gran escudo que está a punto de aplastarlos.

No es broma, los echaba a todos a la puta calle y jugaba lo que queda de temporada con el filial. A ver si sale algo bueno para el futuro.

PD: Se me olvidaba: ¡¡Florentino dimisión!!

images

 

Share

Comments

  1. […] han demostrado una notoria falta de actitud, impropia de futbolistas de élite como ya escribí aquí y esto debe ser corregido. ¿Quién mejor que Mourinho? A mi juicio, nadie: conoce el club a la […]

  2. I intended to create you one little note just to give thanks as before for the extraordinary ideas you’ve discussed at this time. It has been certainly incredibly generous of people like you to allow extensively all that a lot of folks could possibly have distributed as an e-book in order to make some cash for their own end, chiefly considering the fact that you could have done it if you considered necessary. The good ideas also acted as the easy way to be sure that most people have a similar dream just like mine to find out a lot more in respect of this condition. I’m certain there are lots of more enjoyable moments ahead for individuals that find out your blog.

  3. My wife and i were very thankful when Raymond managed to round up his survey while using the precious recommendations he was given while using the weblog. It is now and again perplexing to simply possibly be releasing tips and hints which usually the others might have been trying to sell. We really take into account we now have you to thank for this. Those illustrations you made, the straightforward website navigation, the relationships your site make it possible to promote – it is mostly unbelievable, and it is making our son in addition to us understand this topic is satisfying, which is certainly very vital. Thanks for the whole thing!

  4. I simply wished to thank you very much yet again. I do not know what I would have worked on without those tricks shown by you relating to this topic. This has been the troublesome situation in my view, nevertheless witnessing your well-written way you treated the issue took me to weep with joy. Now i am thankful for your work as well as wish you recognize what an amazing job your are undertaking training the rest with the aid of your websites. Probably you haven’t met any of us.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *