Paco Gento es el Presidente de Honor que el Real Madrid necesitaba

Paco Gento es el Presidente de Honor que el Real Madrid necesitaba

Francisco Gento López es el nuevo Presidente de Honor del Real Madrid, y esta es una noticia que nos hace a todos los madridistas inmensamente felices. Desde el mismo momento en que nos dejó Alfredo Di Stéfano, -casi- todos en la gran familia blanca pensamos en Paco Gento, ‘La Galerna del Cantábrico’ para una posición tan honrosa como es ser el Presidente honorario de la institución deportiva más importante de todos los tiempos. En este caso, todo se ha hecho bien en el Real Madrid: la capilla ardiente de nuestro Presidente de Honor -a la que asistí- fue preciosa y muy emotiva, y el club ha guardado un luto doloroso en memoria del mejor futbolista de todos los tiempos. Pasado ese periodo, no había nadie mejor que nuestro legendario capitán para encarar dicha responsabilidad, y no había un escenario mejor para anunciar esto que la entrega anual de insignias del club a los socios más veteranos. Todo se ha hecho como la historia y la tradición exigen al gran club que ha producido la humanidad. Los madridistas estamos encantados; personalmente me ha causado una honda emoción ver por fin investido con los más altos honores a uno de los hombres más emblemáticos de la historia del fútbol.

distefanofoto03

La plantilla del Real Madrid pasea por el Santiago Bernabéu la Liga 1961-1962. De izq. a derecha: Justo Tejada, Alfredo di Stéfano y Paco Gento con el trofeo; Luís del Sol, José Emilio Santamaría y Ferenc Puskas

No se puede decir una palabra más de Paco Gento sin recordar que éste es el hombre que ha ganado seis veces la Copa de los Campeones de Europa; un récord que probablemente todos moriremos sin ver a nadie romper y que tiene el enorme valor añadido de haberse logrado en los años en que solo el campeón de cada Torneo Nacional de Liga tenía derecho a pugnar por el trono del fútbol europeo. Decir, por consiguiente, que la historia del Madrid no se puede entender sin la figura imponente del carrilero cántabro es poco: Gento es historia del Real Madrid. Sólo Santiago Bernabéu y el ya mencionado Alfredo Di Stéfano gozan del respeto que tiene Gento entre los merengues -nuestro cariño por Juan debe mirarse desde otra óptica-; más el término ‘respeto’ se me antoja insuficiente: lo que de pequeñito te enseñan a sentir en las gradas del Santiago Bernabéu por estos tres señores es solemne veneración, es la más profunda emoción hacia sus éxitos y los más cariñosos recuerdos a su memoria. Hablar en el Santiago Bernabéu de Paco Gento es mirar al socio a los ojos y viajar a lo más profundo de sus sentimientos: a aquellos recuerdos que nos conmueven y nos hacen querer a este club centenario por encima de todas las cosas. Estos sentimientos que guardamos a buen recaudo en lo más profundo de nuestros corazones, así como los laureles que adornan nuestras vitrinas y los éxitos que marcan cada paso de la fulgurante historia ascendente del gran club del fútbol español son lo que nos diferencia del FC Barcelona. Nuestro pequeño ‘rival’ tiene buenos futbolistas, pero ni tienen la historia del Madrid, ni su gloria ni muchísimo menos un elenco de ilustres veteranos como los que se reúnen en el Santiago Bernabéu cada domingo y que a partir de ahora estarán comandados por ‘La Galerna del Cantábrico’.

1382353579_extras_noticia_foton_7_0

Paco Gento posa con sus 6 Copas de Europa -ganadas entre 1956 y 1960, y en el año 1966- en el cesped del Estadio Santiago Bernabéu del que tantas veces salió ovacionado

Ser del Madrid no es como ser de uno de esos modernos equipos millonarios, como pueden ser París St Germain, Chelsea, City o FC Barcelona. No, ser del Madrid es otra cosa, es mucho más. Ser del Madrid es un compromiso inamovible con España; el madridismo es un conjunto de valores y principios que desde pequeño te inculcan en un estadio que considero mi casa, por pasar en él decenas de horas a lo largo del año y por contener los mejores recuerdos y vivencias de mi niñez. El madridismo es un sentimiento que aglutina a cientos de millones de seres humanos que admiran, respetan y observan los valores que nos hicieron grandes: humildad, solidaridad, honradez, bonhomía, competitividad, caballerosidad… Personas que siguen incondicionalmente el ejemplo de Santiago Bernabéu y cuantos han hecho de esta una casa inimitable. Dentro de España el Madrid es el equipo que ha hecho de la sencillez su bandera, y el equipo que durante décadas ha paseado la bandera de todos por los campos del mundo. Cuando España aún era un país rasgado por la pobreza de la posguerra que vivía marginado de las grandes y prósperas democracias europeas; cuando en España aún había analfabetismo y hambre, y quienes volaban desde un París luminoso a Madrid se encontraban con un pueblo manchego, el Real Madrid fue el faro de todo un pueblo. Hubo un tiempo en el que los españoles no tenían nada de que sentirse orgullosos, puesto que solo veían a su alrededor miseria, guerras, dictaduras, repúblicas, más dictaduras, checas y fosas; españoles que venían de perder sus últimas colonias de ultramar y de abrir su país en canal. En esos momentos de desesperanza surgió el mito del Real Madrid: un hombre excepcional armó un equipo de hombres excepcionales que durante años arrasó Europa imponiendo el mejor fútbol del mundo. Aquellos hombres irrepetibles le dieron a este país un motivo para ser y mil para creer: los mejores futbolistas del mundo eran españoles, y jugaban en España. El mejor equipo del mundo era español; lo hicimos entre todos y entre todos, con un enorme cuidado, un compromiso innegociable y un cariño incondicional lo mantenemos en lo más alto año tras año. Juntos, hemos cuidado y sacado brillo al escudo que nos une para que siga siendo un faro que ilumine el camino de las buenas formas para toda la humanidad. Todo empezó con aquel equipo legendario. Fue el mejor embajador que pudo tener España y sus victorias constituyeron un enorme acto de humanidad: para muchos españoles no había más alegrías que las victorias del Madrid, y no había más vida social que la que se hacía en los bares viendo ganar al Madrid. Para muchos españoles humildes fue un necesario soplo de aire fresco ser del mismo país que el equipo que describía así The Guardian en 1960, tras ganar su quinta Copa de Europa consecutiva:

“El Real Madrid se pasea por Europa como antaño solo pudieron hacerlo los vikingos: arrasándolo todo a su paso”

Durante muchos años, el Real Madrid fue mucho más que un equipo de fútbol en España: fue el equipo de todos los españoles. El equipo de todo un pueblo que se reunía en torno al televisor dejando a un lado sus cainitas pasiones y futboleras rivalidades para apoyar como si fuese la Selección Española a los chicos de Santiago Bernabéu que tantas veces hicieron de éste un país feliz, unido y orgulloso tras décadas de guerras, horrores y decepciones. En muchos rincones del mundo el Real Madrid era España. Y en muchos rincones del mundo, lo sigue siendo. Todo gracias a aquellos hombres entre los que destacó Paco Gento: hombre bueno, compañero leal, futbolista extraordinario, español universal y ahora también Presidente de Honor del Real Madrid.

Una gran noticia para el Real Madrid, y por lo tanto una buena noticia para España. 

 n_real_madrid_la_historia-191464

Paco Gento nació en Guarnizo (Cantabria) en 1933. Jugó una temporada en el Racing de Santander antes de recalar en un Real Madrid en el que jugó la friolera de 18 temporadas. Todas las de su vida. Fue entre 1953 y 1971 el mejor extremo izquierdo de la historia del Real Madrid y su más legendario capitán, así como uno de los puntales de la Selección Española que alzó la Eurocopa de 1964, y a la que comandó en 44 ocasiones. Posee un palmarés inigualable en la historia del fútbol que le sitúa en los anales de la historia en el privilegiado lugar que los aficionados reservan a esos poquísimos elegidos que cambiaron de manera decisiva e irreversible la historia del balompié: 

-Ganó con el Real Madrid 6 veces la Copa de Europa

-Ganó con el Real Madrid 12 veces el Campeonato Nacional de Liga

-Ganó con el Real Madrid 2 veces la Copa del Generalísimo

-Ganó con el Real Madrid 2 veces la Copa Latina

-Ganó con el Real Madrid la Copa Intercontinental 1960

-Ganó con el Real Madrid la Pequeña Copa del Mundo de Clubes 1956

-Ganó con la Selección Española la Eurocopa 1964

-A nivel individual, ha recibido 2 Medallas de Oro al Mérito Deportivo, la Cruz de Isabel La Católica, la Medalla de Cisneros de la Ciudad de Madrid y las Insignias de Oro y Brillantes del Racing de Santander y el Real Madrid. 

Un palmarés inigualable para un hombre inigualable que desde ahora pasa a obtener el más alto reconocimiento con el que un futbolista puede soñar: ostentar la Presidencia de Honor de la institución deportiva más laureada, prestigiosa, respetada, celebrada y conocida de todos los tiempos. 

 

Share

Deja un comentario